El sector del turrón se sube al negocio del turismo de cruceros en Alicante

Empresas de dulces jijonencos y la chocolatera Marcos Tonda de La Vila entran en el proyecto de la marca paraguas ‘Alicante por el turismo de cruceros’

 

 

El incremento exponencial que registra el turismo de cruceros y el negocio complementario que genera en la ciudad de Alicante y buena parte de la provincia de Alicante o Costa Blanca se está notando también en el interés que ha despertado en todo tipo de empresas para aproximarse a un visitante que precisa de una serie de servicios antes y después de embarcar o cuando visita sencillamente la ciudad por unas pocas horas.

 

La Asociación  Alicante Costa Blanca Turismo y Cruceros ha pasado de solo cinco socios en el año 2017 a cerca del centenar en 2024, entre ellos varias empresas dulceras de Jijona, algunas de ellas incorporadas en los últimos meses.

El último informe de coyuntura del sector crucerista ofrece datos muy potentes, como el paso de 205,000 pasajeros en 2023 a partir de 86 cruceros que tuvieron Alicante como puerto base o como escala.

Traducido en dinero, se estima un gasto de los cruceristas de 45,9 millones de euros, incluidas las tripulaciones, que también son golosas y gustan de comprar turrones jijonencos. Para este año, la previsión es de 230.000 pasajeros cruceristas y 96 buques cruceros. El perfil es de un ciudadano extranjero, de 53 años de media y que viaja en familia.

Los primeros empresarios que se auparon a esta asociación alicantina de turismo de cruceros fueron de agencias de viajes, transportes, hoteles y restauración. Pero pronto se sumaron otros sectores, como el del turrón, ahora aumentada con nuevas marcas.

Sobre todo, estas marcas turroneras quieren beneficiarse de las denominadas experiencias que reclama el visitante de cruceros durante su estancia de horas en el destino alicantino y donde busca algo singular o especial, como una fábrica de turrones y dulces jijonencos.

El gasto medio de un turista de cruceros no es cuestión baladí. Se eleva a 74 euros diarios en una sola escala en Alicante. Unos 80.000 tripulantes de cruceros bajaron a tierra el pasado año. Algunos visitaron alguna fábrica de turrones en Jijona o algún comercio singular de turrones de Alicante.

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *