Fecha actual:1 diciembre, 2022

Cuando el Moro Traidor y la fiesta eran polo de atracción turística

Hace cuarenta años, las fiestas de moros y cristianos de Xixona eran una clara plataforma de promoción y captación de turistas, sobre todo extranjeros, que consumían en los bares, compraban helados en Ca Elías y Ca Coloma y degustaban turrón en la parà de Picola; la Federación y especialmente el Ayuntamiento deberían recuperar esa vertiente turística de los principales desfiles, aunque este año no sea el más indicado para ello

Los desfiles de moros y cristianos de Xixona, sobre todo la Entrada y el del Juicio Sumarísimo del Moro Traidor, destacan por la elegancia, la solemnidad, la ceremonia, el colorido, la marcialidad, el buen gusto y la excepcionalidad de la música de las bandas procedentes de toda la Comunidad Valenciana. Hace cuarenta años, eran un potente polo de atracción turística, especialmente de visitantes extranjeros: ingleses, alemanes, franceses, holandeses y hasta americanos originarios del estado de Nueva York…

 

 

 

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

2 Comments

    1. Bernat Sirvent Coloma Post author Responder

      Xixona lo tiene todo como cuna de turrón, helado y turismo rural e industrial, y también festero y musical. Es cuestión de promoción, promoción y promoción, don Manolo Turrodelia!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *