Fecha actual:28 enero, 2023

El descontrol de la inflación en Europa reduce a mínimos la venta de almendra ecológica

La caída de la demanda mantiene bloqueada la salida de los frutos secos, que representan la mayoría del cultivo ‘verde’ certificado en la provincia de Alicante, con casi 7.000 hectáreas

Lo relataba hace unos días el diario Información de Alicante citando fuentes de Asaja. Y lo generalizaba con muchos cultivos del tipo ecológico, pero con indudable repercusión en el caso de la almendra, muy utilizada en la industria de Jijona para elaborar los turrones ecológicos, de creciente demanda.

«Ahora mismo no hay nadie comprando almendra ecológica», según  Andreu, presidente de Asaja Alicante. Añade que «los distribuidores la compraron a un precio excesivo en agosto y no ha tenido salida, y mientras que no se vacíen los almacenes, no habrá nuevos pedidos».

 

También cita a una empresa de Villena, Biocomercio, dedicada a la comercialización de frutos secos y derivados, como la almendra. Según esta empresa, la demanda ha caído más de un 30% de media en todos los mercados europeos, a los que se dedica la inmensa mayoría de almendra certificada como ecológica.

Lamentan que la presión inflacionista se está llevando por delante los veinte años de trabajo de empresas y agentes implicados en la agricultura ecológica para crear cultura de consumo de productos ecológicos como la  almendra.

 

Los cultivos ecológicos suponen ya el 29% de la superficie agraria útil de la provincia de Alicante, según el Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana CAE, con lo que supera los objetivos marcados por Europa para 2030. La principal producción acogida a esta modalidad son los frutos secos (la almendra), con 6.909 hectáreas certificadas en el año 2021.

Le siguen a la almendra los cítricos, el olivar y el viñedo. En menor volumen se sitúan  los cereales ecológicos y las hortalizas ecológicas, mucho más testimoniales en el conjunto del agro provincial sin uso de abonos ni pesticidas.

El cultiu d’ametla ecològica al País Valencià es dispara un 56% en només 4 anys

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *