El osario de la Carrasqueta

Decenas de huesos de gran tamaño, de animales salvajes como ciervos, muflones y cabras arruís, pueblan una de las cunetas de la carretera de descenso del puerto y uno de los túneles y desde la Conselleria de Medio Ambiente lo atribuyen tanto a atropellos de coches como a los cazadores furtivos que echan los animales a los viales una vez extraído el trofeo

A mitad de camino en el sendero que, de modo paralelo a la antigua N-340 y actual CV-800, transcurre en el descenso del puerto de la Carrasqueta en dirección a Alcoi antes de la denominada Finca Cano, un considerable osario de tamaño también considerable sorprende a caminantes y ciclistas.

Las piezas de los huesos se hallan a ambos lados de la carretera Xixona-Alcoi y también existen piezas dentro del pequeño túnel que sirve de aliviadero para las lluvias.

El blog Made in Jijona se ha puesto en contacto con la Conselleria de Medio Ambiente para conocer su versión de este hecho y aseguran que los huesos llevan ahí varios años al no descomponerse con facilidad y pese a que los jabalíes los suelen devorar. Pero tardan años en desaparecer.

En efecto, los huesos, al menos la mayor parte de ellos, parecen viejos a simple vista.

 

 

Fuentes de la Conselleria de Medio Ambiente nos explican que esos huesos corresponden a la fauna silvestre de la zona cruza la carretera y los animales son en ocasiones atropellados. En otras ocasiones, son los cazadores furtivos los que, según la Conselleria, tiran a la cuneta de la carretera los ejemplares una vez obtenidos sus trofeos.

 

 

Sería el principal punto negro de la carretera para animales como ciervos, muflones y arruís

 

Ese tramo de la CV 800 entre el alto del puerto de montaña y la pedanía de La Sarga sería el principal punto negro de la carretera para animales como ciervos, muflones y arruís, muy frecuentes en este bosque jijonenco y alcoyano.

 

En mayo del pasado año, recuerdan desde la Conselleria, la Guardia Civil y los técnicos de Medio Ambiente investigaron la aparición de dos cabras arruís decapitadas en la cuneta de la CV 800, en el ascenso del puerto, junto al acceso de la partida rural de Nutxes.

Se trataba de dos machos, uno de ellos con más de 110 kilos, parte de los cuales ya habían sido devorados por jabalíes y zorros al convertirse en carroña.

 

 

«Desmadre de velocidad y de atropellos de fauna en La Carrasqueta»

Máxima precaución: fauna salvaje ayer saltando a la carretera de la Carrasqueta

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *