Fecha actual:21 marzo, 2019

La Generalitat sigue negociando la llegada a Xixona de una gran empresa de Europa

Los técnicos del IVACE realizan gestiones para que los inversores de una potente compañía del sector agroalimentario desembarquen en el polígono de El Espartal que ofrece gran cercanía con el aeropuerto y con tres autovías, así como la sinergia de un ‘clúster’ de conocimiento del sector gracias a los sectores del turrón y helado

Gran parcela situada debajo de la macroplanta de chocolates de Antiu Xixona en El Espartal en la que ha fijado sus ojos una compañía europea./FOTO BERNAT SIRVENT

Gran parcela situada debajo de la macroplanta de chocolates de Antiu Xixona en El Espartal en la que ha fijado sus ojos una compañía europea./FOTO BERNAT SIRVENT

La operación iniciada a principios del mes de febrero por el Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (IVACE) con los dirigentes de una gran empresa de Europa, cuya identidad aún no transcendido debido a la discreción absoluta con la que se desarrollan este tipo de negociaciones entre la Administración autonómica y los inversores privados, aún no ha cristalizado. Pero tampoco se da por descartada totalmente su llegada al polígono industrial público de El Espartal, en Xixona, en una amplia parcela situada muy cerca del edificio del Consejo Regulador de la IGP Jijona y Turrón de Alicante y de la patronal del turrón, chocolate y derivados TDC, así como de la macroplanta de chocolates del grupo Antiu Xixona o de la fábrica de Turrones Picó, otra marca muy conocida del mercado del dulce de Jijona.

Un portavoz autorizado de la Conselleria de Economía Sostenible que dirige Rafael Climent informa al blog ‘Made in Jijona’ de que “no hay ninguna novedad”. Otras fuentes del IVACE y de la Conselleria de Economía Sostenible consultadas por este blog apuntan a que no está rota la negociación, ni mucho menos, si bien quedarían algunos flecos por concretar sobre la fórmula que más le interesa a la compañía agroalimentaria (compra de la parcela con precios que ahora son muy competitivos, alquiler, alquiler con opción a compra o cesión por cien años con derecho a retorno a la administrasción autonómica de la parcela una vez transcurrido ese tiempo).

Empresas turroneras del polígono situado junto al polígono público El Espartal de Xixona.

Empresas turroneras del polígono situado junto al polígono público El Espartal de Xixona.

El ‘breafint’, término anglosajón que se usa entre otras acepciones para definir un encuentro de negocios, se desarrolló durante la primera semana de febrero dentro de un clima de normalidad, aunque con gran discreción por parte de los participantes. Los empresarios europeos estuvieron recibiendo buena parte de una jornada recibiendo explicación técnicas por parte de los asesores y algún directivo de alto nivel del IVACE, que depende directamente de la Conselleria de Economía Sostenible y gestiona la construcción y venta de los polígonos públicos (o los que construyó en los anteriores gobiernos del PP en la Generalitat la sociedad Sepiva).

De la cercanía de tres autovías a la del aeropuerto de El Altet

La importante industria se ha decantado por este polígono, que en estos momentos tiene en venta unos 65.000 metros cuadrados perfectamente urbanizados, por la “situación estratégica” de Jijona y sus buenas comunicaciones con el aeropuerto internacional Alicante-Elche, así como con las autovías de Madrid, Valencia y Murcia. Además, otro factor clave que podría hacer que cristalizara la operación es la existencia de una suerte de clúster agroalimentario en los tres polígonos industriales de Jijona, con numerosas empresas de turrón y helado con proyección nacional e internacional.

La Generalitat decidió impulsar el pasado mes de nociembre una campaña para promover la venta de suelo industrial del polígono El Espartal III de Jijona, donde hay disponibles 42 parcelas que suman unos 65.000 metros cuadrados. El conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafael Climent, aseguró en una visita al municipio del turrón y el helado que El Espartal III «es un claro ejemplo de suelo industrial público, de calidad y que cuenta con las condiciones más atractivas y competitivas para los empresarios de la provincia de Alicante».

José Enrique Garrigós, Federico Moncunill, César Soler y Alexis Verdú reciben en la sede del Consejo Regulador, el pasado octubre, al conseller de Economía Sostenible, Rafael Climent./FOTO IGP

José Enrique Garrigós, Federico Moncunill, César Soler y Alexis Verdú reciben en la sede del Consejo Regulador, el pasado octubre, al conseller de Economía Sostenible, Rafael Climent./FOTO IGP

42 parcelas libres con 65.000 metros cuadrados en la actualidad

La Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo lanzó a principios del pasado verano un nuevo concurso para la comercialización de naves y parcelas de suelo industrial del parque empresarial El Espartal III, tras el fracaso de la campaña lanzada el año anterior, que finalizó sin lograr la venta de ninguna parcela, al igual que ocurrió con la impulsada en 2014 por el anterior gobierno autonómico bajo mandato del exconseller de Economía, Máximo Buch.

El IVACE dispone de 42 parcelas que suman unos 65.000 metros cuadrados de superficie industrial, de los 102.000 metros cuadrados con los que cuenta el parque para este uso, es decir, está libre más de la mitad. El polígono, que fue muy demandado históricamente, se inauguró en el año 2006 y, según se viene demostrando, el reivindicado proyecto llegó tarde, porque, salvo por la sede del Consejo Regulador del Turrón, la planta de chocolate de Antiu Xixona y la distribuidora de artículos para la higiene Huraya, y un par de empresas más pequeñas, no existen otras firmas en el complejo. También ha influido, lógicamente, la gran crisis económica y financiera desatada en el año 2008.

Accesos al polígono El Espartal del IVACE de Xixona, con el edificio de la sede del Consejo del Turrón al fondo./FOTO BERNAT SIRVENT

Accesos al polígono El Espartal del IVACE de Xixona, con el edificio de la sede del Consejo del Turrón al fondo./FOTO BERNAT SIRVENT

El concurso del IVACE http://www.ivace.es/index.php?lang=es de junio ofrece distintas modalidades de contratación, facilidades e incentivos. El pliego recoge las variantes  de venta con abono total del precio o con pago aplazado, el derecho de superficie y el arrendamiento Ad Aedificandum -alquiler gratuito- para la adquisición de las parcelas, cuyo tamaño va desde los 900 m2 hasta los 5.787 m2. El precio está fijado en 46,08 euros el metro cuadrado sin IVA, es decir un 8,5% menos que los últimos concursos, en los que estaba en 50,40 euros el metro cuadrado. Su precio inicial en 2006 rondaba los 90 euros el metro cuadrado.

Del análisis físicoquímico al sensorial pasando por la formación

La Generalitat trató de impulsar, bajo el gobierno de Alberto Fabra y con el conseller Máximo Buch al frente del departamento de Economía, un clúster específico de turrón y helado en Xixona. La existencia real de esta sinergia empresarial, con departamentos específicos de nutrición, análisis físico-quimico, biológico, sensorial y de I+D+i en muchas de las empresas existentes, además de la patronal TDC y el Consejo Regulador del Turrón, así como la escuela formativa de la patronal del helado Anhcea y de la propia TDC, sería un aliciente añadido para los inversores europeos que han puesto sus ojos en Xixona.

Detalle parcial del polígono El Espartal del IVACE desde su acceso norte, junto a la planta de P&G./FOTO B. SIRVENT

Detalle parcial del polígono El Espartal del IVACE desde su acceso norte, junto a la planta de P&G./FOTO B. SIRVENT

Xixona es actualmente una de las áreas industriales más potentes del sur de la Comunitat Valenciana, con una superficie industrial total de cerca de un millón de metros cuadrados y siete polígonos (sector IX del polígono Espartal del Sepiva, Espartal,  Sector 10.2-polígono El Lobo, Segorb, Sector 10.1 junto a El Espartal y Revolta de la Paella. Xixona cuenta con empresas que exportan a todo el mundo, con el turrón como sector más destacado.

Un sector en el que los empresarios están realizando grandes esfuerzos por la desestacionalización del consumo a través de la creación de nuevos formatos y usos para el consumo del turrón durante todo el año y por colectivos determinados como deportistas, cocineros y familias en general. 

El alto precio del agua para uso industrial en Xixona ahuyenta a los inversores

Bernat Sirvent Coloma

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *