Fecha actual: 4 abril, 2020

La planta solar de X-Elio corre más que la luz

La macroinstalación fotovoltaica de la multinacional que invierte en Xixona en una primera fase 40 millones de euros sigue a un ritmo frenético con decenas de trabajadores instalando casi 100.000 módulos de silicio, lo que confiere al paisaje una tonalidad brillante permanente que se pierde en el horizonte

A velocidad de crucero. No, pues la terregosa y polvorienta partida de El Espartal es tierra firme. Pero sí a velocidad de la luz, salvando las exageraciones de toda metáfora o asimilada figura semántica. Así corren las decenas (la compañía inversora X-Elio habló en su día de 400 puestos de trabajo para las obras de puesta en marcha) de empleados en el sur de Xixona para garantizar la instalación de energía limpia y sostenible en una zona con muchísimas horas de radiante y portentoso sol.

La planta solar en la zona denominada Turroneros, que tiene a gala ser la mayor de la Comunitat Valenciana junto a otra proyectada en Elche, cambia su fisonomía por días, tal y cono viene informando el blog dulce ‘Made in Jijona’. Ya hay miles y miles de módulos de silicio (de los casi cien mil previstos) instalados en hileras perfectamente rectas cuya perspectiva se pierde hasta el mismísimo horizonte de los montes de Els Almaens.

La megaplanta fotovoltaica de Xixona que ejecuta la multinacional de generación energética X-Elio y en la que se invertirán, en una primera fase, 40 millones de euros podría estar finalizada en mayo. Mientras, la Generalitat Valenciana ya sacó en febrero a exposición pública la segunda fase del complejo, lo que permitirá ampliar su potencia en 15 MW hasta rozar los 50 MW gracias a la inyección adicional de una inversión de 8 millones de euros.

Sin duda alguna, la mayor inversión que se ha realizado en Xixona en los últimos decenios junto a la planta industrial de la multinacional Procter&Gamble donde se fabrican los apósitos y los pañales de la popular marca Dodot.

 

Declaración de impacto ambiental y la declaración de interés comunitario

Aunque la declaración de impacto ambiental y la declaración de interés comunitario contempla en la zona de El Espartal (sur del término municipal xixonenc) una potencia de 34,818 MWp, de forma paralela se tramita una segunda fase que permitirá rozar los 50 MWp, límite para que la competencia sea de la Generalitat. La planta de Elche también prevé rozar los 50 MWp.

La planta de Xixona generará energía ‘limpia’ para abastecer, como mínimo, a 25.000 viviendas. Iberdrola ampliará la cercana subestación eléctrica para poder distribuir la nueva energía solar e invertirá 272.000 euros.

 

La primera fase abarca 66 hectáreas en tres parcelas entre el polígono El Espartal y la subestación eléctrica de Xixona, en la partida Turroneros. Los terrenos están siutados junto a la carretera de Busot (CV-774), con una parcela de 140.000 metros cuadrados al poco de pasar el polígono industrial de Turrones El Lobo en dirección Busot -a mano izquierda-, y otras dos parcelas que abarcan más de 500.000 metros cuadrados poco después -a derecha-, y que están atravesadas por un camino público que une la CV-774 con la CV-800 a la altura de los accesos a la planta de tratamiento de residuos de Piedra Negra.

Los terrenos donde se desarrolla el proyecto son en su mayor parte de cultivos abandonados. Sobre este Suelo No Urbanizable Común se va a construir la instalación solar fotovoltaica, formada por módulos de silicio dispuestos en estructura tipo seguidor a un eje, y formada por un total de 99.480 módulos de 350 Wp cada uno, lo que da una potencia pico total de 34,818 MWp de potencia instalada.

La Comisión Territorial de Urbanismo aprobó en noviembre de 2018 esta declaración de interés comunitario solicitada por la empresa Fuente Alamo Energía Solar SL, propiedad de X-Elio. Y posteriormente la Conselleria de Medio Ambiente dio luz verde en diciembre a la declaración de impacto ambiental, si bien que condiciona el proyecto a la adopción de una serie de medidas correctoras, entre las que figuran instalar dispositivos de señalización para evitar la colisión de avifauna contra la línea eléctrica que llevará la energía generada por la planta solar hasta la estación eléctrica de Iberdrola que hay a un kilómetro escaso.

 

Bernat Sirvent Coloma

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *