La poda, junto al sistema de formación, constituye una de las prácticas agrícolas más cruciales en el cultivo del almendro

Con una historia profundamente arraigada y una adaptabilidad sorprendente, señalan desde la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, el almendro ha experimentado una revolución en sus métodos de cultivo y mantenimiento, especialmente en la técnica de poda, un aspecto crucial para su desarrollo y productividad. Esta renovación agrícola no solo responde a las exigencias del mercado de la almendra, cada vez más pujante, sino también a la necesidad de encontrar cultivos alternativos más rentables y sostenibles

 

 

El auge del cultivo del almendro en España ha sido notable en los últimos años. Impulsado por un mercado en constante crecimiento y la búsqueda de alternativas agrícolas viables, se ha observado una expansión significativa de este cultivo, extendiéndose incluso a zonas que anteriormente no eran consideradas óptimas para su desarrollo. La mayoría de estas nuevas plantaciones se establecen bajo sistemas de riego, aunque de forma deficitaria, buscando maximizar la eficiencia en el uso de recursos. Los resultados obtenidos hasta la fecha son más que prometedores, lo que augura un futuro brillante para el sector almendrero español.

La poda, junto con el sistema de formación, constituye una de las prácticas agrícolas más cruciales en el cultivo del almendro. Esta tarea no solo influye directamente en la producción y calidad del fruto, sino también en el estado fitosanitario y los costes asociados al cultivo. La poda se convierte, así, en una herramienta esencial para modificar los hábitos naturales de crecimiento del almendro, buscando alcanzar y mantener una estructura óptima que permita no solo maximizar las producciones, sino también facilitar el manejo de la plantación, reduciendo el esfuerzo y los costes de manera significativa.

La importancia de la poda en el almendro

En el panorama actual de la agricultura del almendro, se distinguen diversos tipos de poda, cada uno adaptado a distintas etapas del ciclo vegetativo del árbol y a diferentes objetivos de producción:

  1. Poda en Verde: Esta técnica se lleva a cabo durante el periodo de actividad vegetativa del almendro, generalmente entre mayo y junio. Se centra en intervenir las ramas del año, realizando cortes de aclareo o de rebaje, lo que permite gestionar el crecimiento de los brotes de manera eficiente y precisa.
  2. Poda de Invierno: Ejecutada en la fase de parada vegetativa del árbol, entre noviembre y febrero, esta poda es fundamental para estructurar el árbol. Se realizan cortes de aclareo o rebaje en las ramas, buscando responder a las necesidades específicas del almendro y los objetivos de producción establecidos.

En cuanto a las fases de vida del árbol, las técnicas de poda se adaptan para proporcionar los cuidados adecuados en cada etapa:

  1. Poda de Plantación: Esta primera intervención se realiza en el momento de plantar el almendro. Consiste en preparar los plantones, sanear las raíces, y establecer la estructura básica del árbol, un paso crítico para asegurar un buen comienzo en el ciclo de vida del almendro.
  2. Poda de Formación: Durante los primeros años de vida del árbol, esta poda es clave para guiar el desarrollo del almendro, asegurando que alcanza su potencial productivo y vegetativo. La intervención precisa en esta etapa es esencial para establecer una estructura sólida y saludable.
  3. Poda de Producción: Una vez que el almendro ha alcanzado una estructura óptima, la poda de producción se enfoca en mantener y mejorar las condiciones de la copa, interviniendo de manera ligera y estratégica para optimizar la producción del fruto.
  4. Poda de Rejuvenecimiento: Con el paso del tiempo, es natural que el almendro muestre signos de envejecimiento. La poda de rejuvenecimiento busca revitalizar el árbol, interviniendo de forma más drástica para estimular un nuevo crecimiento y prolongar su vida productiva.

Adicionalmente, la naturaleza del instrumental utilizado en la poda del almendro varía según las necesidades y las circunstancias específicas del cultivo:

  1. Poda Mecánica: Recomendada principalmente para la poda de producción, esta técnica permite mantener los volúmenes de copa y estimular la ramificación de forma rápida y económica.
  2. Poda Manual de Aclareo: Necesaria para corregir las deficiencias estructurales que no pueden ser abordadas mediante la poda mecánica. Esta técnica es esencial para asegurar la salud y la estructura adecuada del árbol.

En la actualidad, se está llevando a cabo la poda de invierno, un momento crucial para el almendro. Las prácticas recomendadas, como escoger el sistema de formación adecuado, realizar la poda en condiciones climatológicas favorables, y gestionar adecuadamente los restos de poda, son esenciales para asegurar el éxito de esta intervención.

 

 

La Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía juega un papel fundamental en la difusión de estas prácticas, proporcionando a los agricultores las herramientas y conocimientos necesarios para llevar a cabo una poda efectiva y sostenible. Este enfoque integrado y cuidadoso no solo mejora la productividad y la calidad del almendro, sino que también contribuye a la sostenibilidad del sector agrícola, asegurando que la tradición del cultivo del almendro en España continúe prosperando en el futuro.

En resumen, la poda del almendro es mucho más que una simple tarea agrícola; es una ciencia y un arte que requiere conocimiento, precisión y cuidado. A través de la innovación y la aplicación de técnicas adecuadas, el cultivo del almendro en España no solo enfrenta el presente con solidez, sino que también se prepara para un futuro prometedor, lleno de posibilidades y éxito.

 

Manual del Almendro. Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA).

Guía de Gestión Integrada de Plagas de Almendro.

Reglamento Específico de Producción Integrada de Almendro

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *