Fecha actual:18 septiembre, 2021

La recogida de almendra en Jijona, la cuna del turrón, a punto de caramelo

Ni las heladas sorpresivas tras la nevada del día de San José han afectado tanto a la producción final, ni las tormentosas lluvias sorprendentes de anteayer han sido tan bondadosas como para adelantar la apertura de la piel del fruto seco en un pueblo históricamente agrícola en el que los cultivos tradicionales de la variedad marcona, la pepita de oro, son menguantes pero resisten hasta al cambio climático

Había una vez en la que la campaña o temporada del turrón no se iniciaba hasta justo después de finalizar la recogida de almendra, es decir, a finales de septiembre o incluso principios de octubre.

Era parte mollar del ciclo vital de Jijona, la auténtica cuna del turrón. Ni las necesidades del principal fruto seco son las mismas que hace un siglo ni, mucho menos, la producción del dulce navideño más universal entronca con los volúmenes de entonces.

Pero en el valle de Xixona y en sus distintas vegas el almendro, sobre todo de las variedades tradicionales marcona y comuna, resisten. Incluso a los rigores cada vez más imprevisibles del acelerado cambio climático.

 

Las heladas del 19 de marzo no han hecho en estos lares los estragos que en otras zonas productoras como Castellón o Granada o Albacete

La cosecha está a punto de iniciarse, sobre todo para las variedades comunas, algo más tempranas. Y con la bendita suerte de que las heladas del 19 de marzo no han hecho en estos lares los estragos que en otras zonas productoras como Castellón o Granada o Albacete.

Ni siquiera la lluvia, menos generosa que antaño en Jijona, ha dejado suficiene registro como para adelantar la apertura de la corteza de la piel, señal inequívoca de que el fruto está en su punto inicial de maduración y, por tanto, es inminente su recolección.

Un binomio indisoluble

Almendra y turrón. Turrón y almendra. Un binomio indisoluble en Jijona, pueblo de la sierra situada en segunda línea de la playa de la Costa Blanca.

California incrementa casi un 50% su cosecha de almendra sobre la media de los últimos diez años

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *