Fecha actual:29 noviembre, 2022

Mirador del hotel Pou de Neu cerrado desde 2020 porque el Ayuntamiento no arregla la barandilla

Este lugar es, además de un producto turístico en sí mismo, un icono de Jijona y de toda la Costa Blanca por su ubicación privilegiada con vistas al valle del pueblo del turrón y, en lontananza, al mar Mediterráneo, lo que debería hacer reflexionar a los gobernantes xixonencs para ofrecer buena imagen y una experiencia turística satisfactoria y hospitalidad a los muchos visitantes

A principios del mes de agosto de 2020, tras pasar lo peor de la primera ola de la pandemia, abrió (tras casi cuatro años cerrado a cal y canto) el hotel restaurant Pou de la Neu, propiedad del Ayuntamiento de Xixona y que gestiona una empresa hotelera vinculada a los empresarios alicantinos Luis y Juan Carlos Castillo.

 

Desde entonces, la explanada principal del principal mirador de este establecimiento hotelero está cerrada debido a los serios desprendimientos que había y siguen existiendo en una parte de la barandilla y el margen de piedra seca que la soporta.

Es un lugar que rezuma tranquilidad, sosiego y vida pura al aire libre.

Pero la falta de un arreglo (que no debe ser muy costoso económica ni técnicamente) está hurtando a los visitantes y turistas en general de mejorar su experiencia de ocio en este idílico lugar del puerto de la Carrasqueta.

Además, en un momento en el que la caída de las pernoctaciones hoteleras es un hecho (también en el hotel Pou de la Neu, debido a la pandemia), lo que ha ocasionado importantes cancelaciones durante las pasadas fiestas navideñas y lo que llevamos del año nuevo.

Incluso podría provocar el cierre del establecimiento algunos días entre semana, según ha podido saber el blog Made in Jijona.

Un momento, sin duda, idóneo para que el Ayuntamiento de Xixona decidiera arreglar el murete de piedra seca y dotar a la explanada del mirador del Pou de la Neu de la calidad y hospitalidad y buena experiencia e imagen que se merecen los turistas que nos visitan.

Máxime teniendo en cuenta que, durante todo el verano, las altísimas temperaturas se soportan mucho mejor tomando un refresco o una buena cerveza en dicho mirador, a más de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar, al caer la tarde.

Es una propuesta que le hacemos al Ayuntamiento de Xixona desde el blog del turrón y el turismo Made in Jijona por tal de caminar hacia un mínimo de excelencia en nuestra oferta turística, que está ahí y más si cabe en el caso del hotel Pou de la Neu, un lugar icónico y con mucho encanto.

Porque, en hablando de turismo, la hospitalidad lo es, o debería serlo, todo.

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *