Moncunill: «Las nuevas variedades de turrones son experimentos que pretenden generar expectativas de márqueting»

 

Hace unos días lo hablábamos aquí. La última ocurrencia del mejor cocinero del mundo, Dabiz Muñoz, de un ‘turrón’, por llamarlo de algún modo, de chocolate blanco con nachos no deja de ser una mera ocurrencia con un recorrido comercial limitado y más propio de estrategias de márketing para vender mucho en poco tiempo

Ayer, en unas declaraciones en la Cadena Ser, el secretario general del Consejo Regulador de la IGP Jijona y Turrón de Alicante, Federico Moncunill, profundizó en esa línea.

Su tesis, similar a la nuestra, es que no se puede llamar turrón a las últimas invenciones del chef y de otras empresas turroneras españolas con supuestos turrones de jamón, de chupa chups, de palomitas de maíz, de churros con chocolate, de pan, aceite y sal o de Donuts o de tarta de queso. Sólo falta el de mojama y el de bonito seco y el departamento de innovación de alguna casa turronera española o catalana va camino de lanzarlo al mercado.

Nada tienen que ver con el turrón, aunque se los denomine con la palabra

Pero es que, además, no son ni mucho menos lo saludables, por someterse a la dieta mediterránea, como las variedades Jijona de textura blanda y Alicante de textura dura. Lo mejor de lo mejor. El turrón de toda la vida.

Moncunill, el máximo ejecutivo del Consejo Regulador del Turrón, ha contado a la CADENA SER que todos estos nuevos sabores “nada tienen que ver con el turrón, aunque se los denomine con la palabra, porque son productos muy poco saludables”. Moncunill ha afirmado que el turrón “es saludable porque se hace con productos propios de la dieta mediterránea: almendra, clara de huevo, miel…”.

A diferencia de todos estos nuevos “turrones” que se están elaborando y distribuyendo, el tradicional “no es un dulce, aunque sí tiene un valor calórico alto.” Para el experto, las nuevas variedades de turrones son experimentos que pretenden “generar expectativas de márqueting” pero que luego no tienen el mismo recorrido comercial que los tradicionales de toda la vida; “el resto son ocurrencias para turistas desinformados” ha constatado. Además, ha destacado que lo que ahora es llamado “turrón”, al tratarse de productos dulces, “no utiliza almendra buena.”

Desde el punto de vista semántico o de nomenculatura; y desde el punto de vista dietético o nutricional, las declaraciones de Federico Moncunill a la Ser no pueden ser más clarificadoras de la situación actual a la que ha llegado este tradicional mercado y sector navideño, especialmente asentado en Jijona, por avalarle 500 años de tradición, oficio y buen hacer.

 

Dabiz Muñoz, el mejor cocinero del mundo, devalúa sin piedad el concepto ‘turrón’ al introducir nachos

Lo que faltaba para el duro: Torrons Vicens lanza el turrón de jamón

 

Tras el turrón de chupa chups llega el momento de ordenar el uso del término turrón…

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *