Fecha actual: 3 abril, 2020

No metan el turrón sobrante de Navidad en la nevera, xd

Aunque son muchos los portales de Internet de periódicos generalistas e incluso de cadenas de distribución que recomiendan guardarlo desde el minuto uno en el frigorífico y sacarlo sólo inmediatamente antes de servirlo, los fabricantes sugieren conservarlo en lugar «fresco, seco y sin olores» y siempre existe la posibilidad de reciclarlo creando postres portentosos como el flan de turrón Jijona

En lugar «fresco, seco y sin olores». Así de sencillo, así de metódico, así de científico. Si los empresarios del turrón de Jijona https://jijona.com/, la verdadera cuna del turrón en el mundo, con 500 años de experiencia a sus espaldas y con aplicando recetas y sistemas de elaboración heredados generación tras generación y supervisados por la imprescindible figura del ‘maestro’ turronero, nos recomiendan que el turrón, sea de la variedad que sea (salvo las gamas de chocolates, claro está), no lo metamos en la nevera, pues más claro el agua.

No se dejen llevar por portales de gastrónomos, seudogastrónomos, recetistas, periódicos generalistas o incluso secciones de alimentación de importantes cadenas de distribución españoles. Una simple búsqueda en el gigante Google nos pone sobreaviso de la confusión, ambigüedad e incluso desinformación directa de muchos de esos portales digitales, cuando no de la Prensa tradicional en papel, sea de provincias o de cabeceras con implantación nacional.

Pues eso, que hemos practicado la búsqueda en Google y en un sólo clic hemos ‘cazado’ dos grandes confusiones. Por ejemplo, el gigante de la distribución Eroski, a través de la revista de su Fundación ‘Consumer’ https://www.consumer.es/, tiene un artículo publicado en el que ofrece ideas bajo el título ‘Siete consejos para servir y conservar turrones. Ideas para conservar la textura y el sabor de los turrones y potenciar sus cualidades en la mesa de Navidad y Nochevieja’.

Dos mestres torroners sacan la masa del turrón Alicante de las mecánicas tras la cocción de la miel, en la fábrica de Hijos de Manuel Picó./FOTO MADE IN JIJONA

Dos mestres torroners sacan la masa del turrón Alicante de las mecánicas tras la cocción de la miel, en la fábrica de Hijos de Manuel Picó./FOTO MADE IN JIJONA

Propone que se guarde en el frigorífico desde el principio (tras comprarlo) y se saque de él sólo para servirlo en los ágapes navideños

En el artículo no es que se plantee la conservación del turrón sobrante en Navidad mediante el uso del frigorífico, sino que propone que el dulce navideño más universal se guarde en la nevera desde el minuto uno y se saque de ella sólo para servirlo en los ágapes familiares de esas fechas. Un auténtico dislate, por lo que nos cuentan los verdaderos conocedores del turrón, sus fabricantes. Recogemos aquí textualmente el punto relativo a la temperatura del turrón que hace la revista ‘Consumer’:

[5. La temperatura de servicio es, de hecho, un factor clave para conservar la textura y el sabor del turrón. En general, se recomienda ofrecer este dulce a temperatura ambiente, pero esta medida puede resultar un tanto ambigua en invierno, cuando las calefacciones y las reuniones numerosas consiguen alterar los termómetros. Lo idóneo es servirlo a 15 ºC: así se mantendrá en su punto y aportará un agradable toque de frescor al comerlo.

6. El mejor modo de controlar la temperatura de los turrones es conservarlos en la nevera y sacarlos un poco antes de llevarlos a la mesa. Si se quiere ahorrar tiempo y ser prácticos, se pueden colocar al frío ya cortados y listos para servir. Eso sí, es muy importante taparlos bien y asegurarse de que no estén en contacto con el aire del frigorífico; de otro modo, los frutos secos de los turrones se reblandecerán.]

En otro caso no menos sorprendente, el del diario digital de información general https://www.eldiario.es/, a través de su sección ‘Consumo Claro’, plantean en un artículo titulado ‘¿Se puede reciclar el turrón de un año para otro?’ que, sí o sí, hay que guardar en el frigorífico el turrón.

[Cómo conservar el turrón

De todos modos, aunque lo hayamos abierto y nos sobre, podemos responder que sí puede guardar el turrón de un año para el otro, si aplica unas buenas condiciones de conservación desde el principio, una vez abierto en envase. A continuación se describe cuáles son:

-Siempre en nevera: si de por sí permite poca actividad microbiana, en las condiciones de la nevera la misma disminuye casi totalmente, por lo que el turrón se puede mantener sin contaminaciones durante un año. Por otro lado, en el caso de los aceites, ya sean de almendra o palma, el frío los dejará más estables y permitirá que el producto mantenga mejor su estructura sin pérdidas.]

Son sólo dos ejemplos. Pero existen miles y miles en la red de redes de consejos, equivocados a nuestro juicio y al de los empresarios del turrón más antiguos del mundo, los jijonencos. Porque sin en los envases del Jijona, el Alicante, los mazapanes, los nata-nueces y un largo etcétera, salvo en el caso de los chocolates, se indica claramente que en ‘lugar fresco, seco y sin olores’, es porque lo ha determinado la empresa fabricante y, cómo no, la intermediación de la figura del ‘maestro’ turronero que es una de las variables que la Unión Europea tuvo en cuenta para conceder a Jijona, la cuna del turrón, la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para las variedades Jijona de textura blanda y Alicante de textura dura. Por no hablar del personal técnico como los químicos y los expertos y graduados en alimentos.

Hay que tener en cuenta, sobre todo, que la elevada resistencia al deterioro y a la actividad microbiana del turrón en general se debe en buena medida a su alto porcentaje de azúcares, que hacen así del turrón un medio de difícil perseverancia fúngica y bacteriana. Más si cabe en las variedades de Jijona y Alicante, pues la presencia del aceite que exudan las almendras es un importante conservador por sus propiedades contra los patógenos. Lo dicho, si quieren que se mantenga bien la estructura, la textura, el aroma y todas las propiedades organolépticas no metan el turrón en el frigorífico.

Dicho esto, deben saber que el turrón no tiene una fecha de caducidad como la de cualquier alimento en fresco. Los envases de los turrones ya lo especifican desde tiempo inmemorial. Es decir, el fabricante indica una fecha de consumo preferente, que no de caducidad, y que suele ser de un año, doce meses tras su elaboración y envasado al vacío.

Y que tras la Navidad, durante esos doce meses o incluso más, el doble, el consumidor tiene la posibilidad de reciclarlo y convertirlo, por ejemplo, en un portentoso postre como el flan de turrón de Jijona, el de textura blanda. Así existen casas turroneras de toda la vida, con un siglo de existencia recién cumplido, como Turrones Juan Verdú Sirvent, originario de Jijona pero con tienda en Figueres (Girona), que recomienda en su web https://turronesverdusirvent.com/es/2020/01/08/flan-de-turron-de-jijona-y-tostada-de-secreto-iberico-con-turron-de-jijona/ dos recetas sencillas y muy viables: flan de turrón y tostada se secreto ibérico con turrón Jijona.

Explica en su portal la firma Juan Verdú Sirvent que «casi seguro que les ha sobrado algo de turrón muy posiblemente en esta Navidad. Nunca mejor dicho, más vale que sobre que falte. Porque el turrón de Jijona, el de textura blanda (refinado o con trocitos de almendra), el único de su género en el mundo con Indicación Geográfica Protegida (IGP) y amparada por las autoridades sanitarias y agroalimentarias de la Unión Europea, siempre es un producto altamente natural, saludable y energético. Y cuya fusión en el fogón o en el de la repostería es un hecho del que dan cuenta los más suculentos paladares. En Turrones Juan Verdú Sirvent tenemos claro que el turrón de Jijona, con fecha de consumo preferente de un año (aunque su perdurabilidad es superior si se conserva en lugar fresco y seco), puede hacer que en nuestros fines de semana o en el día a día nos convirtamos en unos perfectos cocinitas. Es por eso que os traemos aquí dos de las múltiples posibilidades que ofrece el turrón de Jijona de textura blanda para ser reciclado o reutilizado en lo que se denomina receta de aprovechamiento de modo espectacular y siempre muy agradecido por nuestras papilas gustativas. Vaya, un auténtico bocado delicatessen».

Ingredientes para el flan con turrón Jijona

1 tableta de 300 gramos de turrón de Jijona, mejor si es granulado; 500 mililitros de leche entera o semidesnatada, también se puede sustituir por nata; 5 huevos tamaño xl; 5 cucharadas de azúcar (para el flan); 5 cucharadas de azúcar (para el caramelo). Para 8 personas. En términos nutricionales, supone 315kcal. por cada 100 gramos.

Preparación paso a paso:

  • Con la ayuda de un tenedor aplastamos el turrón hasta deshacerlo. En un bol ponemos el turrón deshecho con la leche y trituramos con la batidora o en un robot de cocina hasta que no queden grumos.
  • En otro bol batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva blanquecina. Añadimos la crema de turrón y leche y mezclamos bien. Reservamos.
  • Se precalienta el horno a 175º C.
  • Se hace el caramelo. En un cazo pequeño ponemos las 5 cucharadas de azúcar y lo calentamos a fuego alto. Cuando vemos que empieza a tomar color bajamos un poco el fuego y tras inclinar el cazo lo vamos moviendo hasta que vemos que el azúcar se haya vuelto de color dorado. Que no se queme, pues si no se vuelve amargo. Y evitar un quemado, pues con el azúcar a muy alta temperatura resulta fatal para las personas.
  • Se llena cada flanera individual o única con toda la mezcla.

  • Cocción:
  • Se colocan las flaneras en una bandeja grande con 3 dedos de agua. Horneamos durante 30 minutos o hasta que al introducir la punta de un cuchillo esta sale limpia. Una hora o una hora y media si la flanera es única de mayor tamaño para que cuaje perfectamente.
  • Una vez horneado dejamos enfriar los flanes a temperatura ambiente y luego en la nevera hasta el momento de consumirlos. Hay que tener en cuenta que, si queremos reducir el tiempo de preparación, se puede usar una olla express colocando la flanera tapada. Ya sea con su propia tapa, si la tuviera, o con un papel de aluminio. Llenar la olla de agua hasta más o menos la altura de la mezcla. Se tapa la olla y se deja cocer unos 15 minutos.

    Ingredientes para el secreto ibérico con turrón Jijona

    Pan a rebanadas, secreto de cerdo, a ser posible ibérico al tener más sabor y menos nervio y grasa, crema o salsa de turrón de Jijona, que se puede conseguir fácilmente con el aplastamiento de los trozos y virutas de turrón en un bol al que se vierte algo de lecho o nata (dependiendo de lo esponjosa que queramos la crema). Se bate hasta que no queden grumos. Una cebolla o media, en función de las tostadas a preparar.

  • Preparación paso a paso:
  • Se corta la cebolla en aros finitos y se sofríe en una sartén.
  • Se carameliza la cebolla al añadirle una cucharada o dos de azúcar y se da otra vuelta en la sartén.
  • Depués se sofríe sobre el aceite restante el secreto de cerdo ibérico hasta que quede bien pasadito. Se ponen los dos ingredientes sobre las rebanadas de pan y se añade la crema de turrón, en cantidad al gusto. ¡Y listo para degustar un placer adulto!.

Bernat Sirvent Coloma

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *