Fecha actual:19 agosto, 2019

Pablo Garrigós Ibáñez: el turronero que seduce los paladares selectos de China

La compañía jijonenca es la única de la IGP que envía turrón de Alicante protegido y gourmet a varias ciudades del gigante asiático (Hong Kong, Beijing, Shanghái), aunque Sanchis Mira-Antiu Xixona y El Lobo-1880 también exportan a la zona, si bien que otro tipo de dulces

 

Henedina Garrigós Jornet, la export manager de Pablo Garrigós Ibáñez, en el stdan del Salón Gourmets de Madrid./FOTO PGI

Henedina Garrigós Jornet, la export manager de Pablo Garrigós Ibáñez, en el stand del Salón Gourmets de Madrid./FOTO PGI

Pablo Garrigós Ibáñez, empresa de Jijona perteneciente al Consejo Regulador de la IGP Jijona y Turrón de Alicante, está seduciendo poco a poco al mercado chino y, además, lo hace a los paladares más selectos. La compañía que dirige el empresario turronero jijonenco Pablo Garrigós y que está especializada en productos gourmet y delicatessen, lleva ya una década exportanto a China y tiene muy buenas expectativas de consolidación en un mercado en el que todos los sectores ponen cada vez más sus ojos.

Según explica el Consejo Regulador al blog Made in JIjona, Pablo Garrigós Ibáñez tiene a gala ser la única empresa jijonenca que se ha introducido en el gigante asiático con los turrones propiamente dichos. Porque también exportan a la zona otras dos empresas señeras de Jijona (Sanchis Mira-Antiu Xixona y El Lobo-1880), si bien que en estos dos casos otro tipo de productos dulces, no turrón propiamente dicho.

Estuche de madera de diversas variedades de turrones y dulces de Pablo Garrigós Ibáñez./FOTO PGI

Estuche de madera de diversas variedades de turrones y dulces de Pablo Garrigós Ibáñez./FOTO PGI

Beiging, alguna provincia del centro de la República Popular China, la región administrastiva de Hong Kong, Shanghái y la isla de Taiwán. Son los principales destinos del turrón variedad Alicante (de momento, el de textura blanda o Jijona no se exporta a China) y del resto de exquisiteces dulces de Pablo Garrigós Ibáñez. Además, como nos explica la export manager de la compañía, Henedina Garrigós, desde hace tres años también han logrado introducirse en el no menos interesante mercado de Japón.

Un total de 6.000 kilogramos de diversas especialidades (del duro o Alicante, guirlache, bombones, almendritas rellenas o el exclusivo turrón a la piedra) se envían ya durante todos los meses del año a China desde la empresa que dirige Pablo Garrigós, la cual está presente en muchas líneas delicatessen en España, por ejemplo El Corte Inglés.

Henedina Garrigós explica que «China es un mercado importante y lo estamos consolidando poco a poco, el pasado año logramos un nuevo cliente y lo bueno de este mercado es que, a diferencia de EE UU o Suramérica, nuestros clientes chinos consumen turrón gourmet todo el año, aunque la mayor parte del consumo se concentre en Navidad y Año Nuevo Chino». Es decir, que EE UU y Suramérica aún estacionalizan, como en España, el consumo de turrón y lo hacen depender casi exclusivamente de la fiesta navideña. Los clientes de esta casa jinonenca en China, en cambio, disfrutan de las exquisiteces en cualquier época del año. «Para ellos, nuestro producto es un dulce especial de alta calidad típico de España y por eso notamos cada vez más que repiten cualquier mes del año», añade Henedina Garrigós.

Numerosas especialidades de turrón y dulces navideños en una caja de madera de Pablo Garrigós Ibáñez./FOTO PGI

Numerosas especialidades de turrón y dulces navideños en una caja de madera de Pablo Garrigós Ibáñez./FOTO PGI

Las líneas que envía a China Pablo Garrigós Ibáñez son las de alto standing: marcas Pablo Garrigós Ibáñez en sus versiones Premium, Delicatessen, Chocolates Vintage y Artisan Colección. También penetran en el mercado del Lejano Oriente los turrones en porciones de quince y veinte gramos. Todos los productos se envían en envses y estuches especiales de madera como obsequio muy especial.

A nuestros clientes chinos les gusta mucho el turrón de Jijona, cuando lo han probado nos lo han trasladado, pero no entienden muy bien lo del aceite

Comentario aparte merce el turrón Jijona de textura blanda. «A nuestros clientes chinos les gusta mucho el turrón de Jijona, cuando lo han probado nos lo han trasladado, pero no entienden muy bien lo del aceite y por ello la comercialización es, de momento, más complicada». Pablo Garrigós Ibáñez es, sin duda, el pionero de la exportación turronera a China, un mercado potencial de 1.390 millones de habitantes, aunque la especialidad de esta casa jijonenca son los turrones de calidades superiores y mejoradas, de un precio, por tanto, prohibitivo para la población en general.

Sanchis Mira-Antiu Xixona consolida sus exportaciones de chocolates a Shanghái.

Otra casa jijonenca con intereses comerciales concretos en la República Popular China es Sanchis Mira-Antiu Xixona, fabricante de la marca Hacendado para el gigante comercial español Mercadona. Sanchis Mira consolida sus exportaciones a China año tras año. Aunque los volúmenes de venta aún no son muy grandes, Sanchis Mira  sigue fabricando chocolates para el mercado chino de Shanghái dentro de su negocio de exportación. Es un mercado que se está consolidando, explican fuentes de la empresa.

Factoría de chocolates de Sanchis Mira-Antiu Xixona en Jijona./FOTO MADE IN JIJONA

Factoría de chocolates de Sanchis Mira-Antiu Xixona en Jijona./FOTO MADE IN JIJONA

La tercera empresa jijonenca pionera en China es El Lobo-1880, aunque, como en el caso de Sanchis Mira-Antiu Xixona, no envía turrón propiamente dicho, sino otro tipo de productos dulces. Este diario ha tratado, sin éxito, de conocer la versión de los directivos de Almendra y Miel sobre su posicionamiento y expectativas en el mercado del gigante chino.

La exportación al Lejano Oriente no interesa sólo por el inmenso mercado potencial, sino sobre todo por los precios que están dispuestos a pagar. Tal y como publicamos en este blog hace unos días, chinos y japoneses son los clientes de todo el mundo que más pagan por los turrones y dulces navideños jijonencos, aunque los volúmenes sean aún reducidos.

Japoneses y chinos son los que más pagan por disfrutar del turrón de Jijona

Bernat Sirvent Coloma

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *