Fecha actual:18 septiembre, 2021

Ruta Europea del Chocolate, marca y mimo institucional

El chocolate de Alicante brillará con luz propia, como la del cacao, en Europa. Y lo hará en pocas semanas. Para bien o para mal

Es para entonces cuando el Institut Européen des Itinèraires Culturels, que coordina desde su sede en Luxemburgo la acción del Consejo de Europa para la creación y fomento de los caminos o itinerarios culturales de los 50 países signatarios de la Convención Cultural Europea, decidirá sobre la Ruta del Chocolate. El programa de itinerarios culturales fue lanzado por el Consejo de Europa en 1987 con la Declaración de Santiago de Compostela.

La provincia de Alicante no es ajena a este proyecto de carácter no sólo cultural, sino sobre todo de turismo gastronómico e industrial. La Asociación de Empresas de Turrones, Derivados y Chocolates de la Comunitat Valenciana, que comparte sede y sinergias con el Consejo Regulador de la IGP Jijona y Turrón de Alicante, en el municipio de Xixona, ha puesto toda la carne en el asador para que la estrategia, que tiene dos vertientes, salga adelante.

Esas dos ramificaciones tienen que ver con la eventual aprobación pura y dura de la Ruta Cultural Europea del Chocolate (que engloba áreas industriales chocolateras desde el Reino Unido y Alemania pasando por Francia, Hungría y el norte de Italia hasta llegar a la Costa Blanca); y con la consecuente, futura y virtual aprobación de una nueva IGP (indicación geográfica protegida) en el sector agroalimentario de Alicante: ‘chocolate de Alicante’, como la tiene también el ¡turrón de Jijona y Alicante’.

Son dos estrategias en las que lucha el sector. España forma parte de veinte de esas rutas, desde la citada del Camino de Santiago pasando por las del Empreador Carlos V o los caminos del arte rupestre o del olivo. Ninguna toca tan de lleno a la Costa Blanca como la del chocolate, con La Vila Joiosa y Xixona como abanderadas por sus industrias (Valor, Antiu Xixona o Clavileño), sus museos, sus ferias y su tradición gastronómica, etnológica y cultural para con el chocolate.

Los empresarios chocolateros y turroneros de Xixona y La Vila, integrados en la Asociación TDC y/o en el Consejo Reguldor del Turrón forman parte importante de la asociación europea The Chocolate Day

Los empresarios chocolateros y turroneros de Xixona y La Vila, integrados en la asociación TDC y/o en el Consejo Regulador del Turrón forman parte importante de la asociación europea The Chocolate Day. En su Comité Científico, que se reunió en febrero para ordenar un amplio dossier acreditativo para, en su caso, ser aprobado en Luxemburgo en abril, se integra el director de Calidad y Certificación del Turrón de Jijona y Alicante, Alexis Verdú.

Asesor de la IGP Chocolate de Módica

Hace unos días, nos decía Verdú (el cual asesoró directamente a la nueva IGP Chocolate de Módica, la única existente en Italia para este producto) que Alicante lo tiene todo para dotar de valor añadido a su industria chocolatera e incluso para facilitar su internacionalización comercial y para captar a millones de turistas. Y que incluso el proyecto (que incluye también directísimamente a las ciudades de Alicante y Benidorm por su potencial como destino) fue presentado en su día al Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Alicante para recabar apoyos.

Ahora bien, hay peros. Y no solo los expresados por este técnico cualificado del Consejo del Turón, quien asegura: “En Alicante, por la conexión del puerto por donde entraba el cacao hace cinco siglos y por la industria de La Vila y Jijona, hay un gran caldo de cultivo histórico, pero le falta mimo al proyecto”. En la misma línea argumental, el presidente de TDC y propietario de Almendra y Miel (Turrones El Lobo y 1880, entre otras marcas), José Manuel Sirvent, nos dijo la pasada semana que “es verdad que en Europa se han desarrollado grandes industrias del chocolate, pero el chocolate pasa por La Vila y Xixona; otra cosa es el apoyo institucional o medios económicos que necesitamos”. Las cosas claras y el chocolate espeso.

Se están acordando de los prohombres del turismo que hablan muy a menudo de producto, de diversificación y del concepto de hospitalidad. Prohombres como los Francesc Colomer, Herick Campos o Carlos Mazón

Sin citarlos, estos dos grandes representantes, que no hacen sino expresar lo que piensan la inmensa mayoría de turroneros y chocolateros alicantinos, se están acordando de los prohombres del turismo que hablan muy a menudo de producto, de diversificación del mismo y del concepto de hospitalidad. Prohombres como los Francesc Colomer, Herick Campos o Carlos Mazón a los que se les echa en falta en estos momentos aunque atribulados darle siquiera aliento al chocolate alicantino, a punto de brillar como el cacao azteca.

 

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *