Santano Álvarez: «Somos menos agentes medioambientales que en Madrid y triplicamos la superficie forestal»

El presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de la Comunidad Valenciana (APAMCV) una organización que agrupa a casi la mitad de estos profesionales valencianos, desgrana la dura actualidad del sector en la región

Hace poco que han celebrado su asamblea anual, Álvarez considera que «el estado actual del medio ambiente valenciano es parecido al de cualquier otra comunidad, este año agravado por la sequía. Los problemas también son comunes. Los incendios forestales, el abandono de mundo rural, la baja o nula rentabilidad de los montes, el aumento del uso público de los mismos…. son problemas que agravan la situación del medio ambiente, situación complicada de resolver, porque no hay solución a corto plazo».

«Por todo ello nuestro papel en el medio natural es tan importante, llevamos 145 años gestionando y vigilando los montes, los aprovechamientos forestales, la fauna y flora, los espacios protegidos, las vías pecuarias, actividades deportivas…», añade el presidente de APAMCV.

De su relación, a corto y medio plazo, con la Conselleria de Medio Ambiente esperan que «después de unos años  con escasa  relación con  la Conselleria, se abre una puerta a la esperanza que esperamos se mantenga toda la legislatura y podamos recuperar el tiempo perdido y salir de la última posición a nivel nacional en la que nos encontramos, en cuanto a medios, personal, organización, seguridad…  Sabemos que ya se trabaja para mejorar las carencias que tenemos y por esa razón confiamos mucho en esta legislatura».

Entre sus demandas destaca que «somos menos agentes medioambientales que en la comunidad de Madrid y triplicamos la superficie forestal. Tenemos medios obsoletos, no podemos hacer muchos servicios por falta de medios, personal, organización… Nos duele decirlo, pero es así. También llevamos años presentado propuestas de mejora, las que llamamos coste cero, porque no todo es una cuestión de presupuesto y se puede mejorar mucho, pero por desgracia para nosotros no parece que se acepten fácilmente. Difícil de entender, con esas propuestas mejoraríamos el servicio público que prestamos a los ciudadanos que nos pagan el sueldo. Cambiar las cosas en la Administración Pública siempre se alarga en el tiempo, aunque su coste económico sea cero euros», enfatiza Álvarez.

Además incide en que «la apreciación es que cuentan con un grupo de funcionarios con ganas de trabajar por la conservación y mejora del medio ambiente, por vocación y convencimiento. Ello implica la comunicación  permanente con el colectivo, para abordar las mejoras  y la modernización que necesitamos. La gestión del medio ambiente, del entorno que nos rodea tan solo puede ser llevada a cabo desde el convencimiento de que eso vale la pena. Es por tanto una labor muy vocacional y por eso nos hicimos agentes medioambientales, para ser una herramienta más de la administración para el cuidado de nuestra naturaleza. En definitiva, contamos en que nos aprecien como un colectivo comprometido y con ganas de trabajar».

 

Nos olvidamos que la vegetación herbácea, arbustiva y arbórea al no existir pastoreo extensivo ni tratamientos silvícolas que la reduzcan, sigue acumulándose en el monte año tras año

Otro verano con altas temperaturas

Las previsiones de otro verano cálido no son alentadoras: «Nosotros estamos acostumbrados y preparados y el resto de medios también para vigilar, prevenir y extinguir los posibles incendios que se producen, Lógicamente siempre son más graves si las condiciones meteorológicas son extremas. Nos olvidamos que la vegetación herbácea, arbustiva y arbórea al no existir pastoreo extensivo ni tratamientos silvícolas que la reduzcan, sigue acumulándose en el monte año tras año. Por esta razón, si el incendio se hace grande, aún en el mejor de los escenarios meteorológicos, apagarlo resulta casi siempre complicado. Si además tenemos un tiempo de prolongada sequía como el actual, el riesgo no se reduce a la época estival. Factores a tener en cuenta que, sumados a la orografía, nos impide llegar con medios terrestres a zonas escarpadas con seguridad, Y como todos sabemos los medios aéreos son efectivos si después de una descarga hay personal a pie que remata, repasa y vigila el perímetro evitando las reproducciones. Personal de a pie en el que debemos seguir integrados, nuestra labor cuando se produce un conato, reduce el tiempo de respuesta ya que conocemos el territorio».

Álvarez señala que «lo mismo ocurre en grandes incendios cuando vienen medios de extinción de otras zonas o incluso de otras comunidades. Uno de los peligros más comunes de los incendios es trabajar en zonas que no se conocen o que no se han reconocido de día. Conocemos el terreno, las zonas seguras y las de escape o donde puede producirse un atrapamiento, o los puntos críticos donde puede descontrolarse un incendio».

La labor preventiva es fundamental según el presidente de APAMCV ya que «tenemos muy interiorizado que toca prestar una atención especial a la vigilancia de nuestros montes en estas fechas, pues dar la alerta de un modo temprano puede marcar la diferencia entre tener un conato o tener un gran incendio forestal. Es primordial dar el aviso en los primeros instantes para movilizar cuanto antes los medios de extinción y aprovechar cada uno de los recursos para extinguir un incendio. Por ser los funcionarios que se encuentran sobre el territorio, podemos ser los primeros en avisar, indicar el acceso a las diferentes partes del incendio y trabajar activamente en las labores de extinción. En definitiva, se acerca la fecha de estar en el campo y muy atento».

«Muchas voces autorizadas confirman que los incendios forestales se apagan en invierno, pero lo cierto es que, en nuestros montes, no escuchamos el sonido de las hachas ni de los cencerros. La apuesta por los medios aéreos no es suficiente como bien queda demostrado en los grandes incendios forestales que se producen en España y en otros países, estos se apagan cuando cesa el viento o se acaba el monte», incide Santano.

Escasez de medios

Desde APAMCV se denuncia la falta de medios para realizar su tarea: «nos duele afirmarlo, pero es la realidad, tenemos que mejorar todos los medios de trabajo y también la imagen, pero por ahora sigue siendo una asignatura pendiente. Nuestros vehículos además de muy viejos, no van correctamente identificados, los extranjeros por ejemplo no saben bien quién somos, ni si quiera llevamos la señal luminosa V1 azul, como el resto de comunidades y eso es un hándicap tanto, para que la gente te identifique, como para cuando acudes a un incendio o atiendes otra emergencia. Con la uniformidad ocurre parecido los últimos uniformes tienen ya más de 5 años, se puede imaginar cómo están los polos/camisas después de más de 500 lavados, o el calzado al final toca poner dinero de nuestro bolsillo. Aunque sabemos que la nueva Conselleria está trabajando para solucionarlo».

El cuerpo también indica que es necesaria una ampliación de la plantilla. «Tiene tanta importancia como para poder atender todas las funciones que tenemos encomendadas, A día de hoy por falta de personal, no se pueden hacer ciertos servicios, y contamos con muy pocas especialidades precisamente por lo mismo. Sin personal suficiente, es imposible plantearse muchos servicios que evitarían muchas agresiones al medio natural. Hay que duplicar el número de agentes medioambientales, solo así se podrán atender las necesidades que nuestro medio natural requiere, gestión, y vigilancia del territorio, sus espacios protegidos, su fauna, flora…»

 

«Somos un colectivo lamentablemente envejecido. Se espera un alto número de jubilaciones en pocos años. Se necesita asegurar el relevo generacional y la entrada de gente joven, con ganas renovadas de trabajar por aquello en lo que creen. Además sabemos que para mejorar de verdad el servicio público que desempeñamos es necesario aumentar el número de efectivos», explica Álvarez.

La asociación deja clara su frustración a la hora de destacar su trabajo. «Desde APAMCV nos gustaría incidir que somos un colectivo muy vocacional, por eso nos duele mucho cuando no se valora o no se apoya nuestra profesión, pongamos por ejemplo, reduciendo nuestro papel de algunas funciones, medidas para mejorar nuestra seguridad ante las agresiones, asistencia jurídica, trámites de las denuncias…. o algo tan sencillo como elaborar estadística o que se unifiquen criterios de funcionamiento en todas las provincias y comarcas».

 

Como asociación profesional nos corresponde velar y defender nuestro carácter de agentes de la autoridad y policía judicial genérica

«Como asociación profesional nos corresponde velar y defender nuestro carácter de agentes de la autoridad y policía judicial genérica. En el medio natural hay espacio y trabajo para todos, no sobra nadie, pero, por nuestra larga trayectoria y conocimiento del medio, nos preocupan algunos intentos de sustitución o relevo de algunas funciones que vinimos desarrollando desde hace muchos años, porque las tenemos asignadas por la legislación vigente. En los próximos años nos jubilaremos una parte importante, a todos nos gustaría trasmitir a los nuevos agentes muchos secretos del monte, como otros antes, ya lo hicieron con nosotros», explica Álvarez ante una situación que sigue sin ser resuelta.

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

2 Comments

  1. APAMCV Responder

    Muchas gracias por su interés.
    Tenemos el deber de conservar nuestro medio natural, para que lo puedan disfrutar las futuras generaciones
    Un saludo
    APAMCV

    1. Bernat Sirvent Coloma Post author Responder

      Todo sea por el medio ambiente y su conservación para futuras generaciones. Gracias por participar en foro abierto, libre e independiente de Made in Jijona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *