Un escarabajo daña ya más del 80% de las trufas de la Comunitat Valenciana

AVA-ASAJA insiste en solicitar a la Generalitat Valenciana que realice las gestiones oportunas para que las plantaciones truferas en terrenos agrícolas de la Comunitat Valenciana sean consideradas como cultivos agrícolas, en las mismas condiciones que el almendro o el olivar

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alerta que el escarabajo de la trufa (Leiodes cinnamomeus) ha causado daños sin precedentes en la última cosecha de trufa negra (Tuber melanosporum). Las pérdidas de producción y la devaluación del valor comercial superan el 80% en las trufas cultivadas en la Comunitat Valenciana, afectando especialmente a las plantaciones maduras. Ante esta situación sin precedentes, AVA-ASAJA solicita a las administraciones que impulsen la investigación para encontrar soluciones efectivas contra esta plaga.

Los productores lamentan que las trufas extraídas del suelo con presencia de este coleóptero pierden todo o buena parte de su elevado valor en el mercado. Los precios en origen de esta temporada se han situado entre 400 y 600 euros por kilo (€/kg), incluso hasta los 1.000 €/kg, debido precisamente a la escasez de oferta que ha ocasionado dicha plaga. Sin embargo, la afección del escarabajo sobre la imagen estética del producto, que restringe de forma drástica el canal de venta Horeca (hoteles y restaurantes), y la sobremaduración que genera el escarabajo, han hundido las cotizaciones, en caso de encontrar comprador, a apenas 80-90 €/kg, es decir, a la quinta parte respecto a una trufa en buen estado.

El asociado de AVA-ASAJA en El Toro, José Orduña, lamenta que “había semanas, sobre todo de noviembre a enero, que no vendía ni un kilo de trufas libre de escarabajo, lo que ha mermado absolutamente la rentabilidad de mi explotación. Porque el trabajo es el mismo, pero los ingresos han caído una barbaridad. Si seguimos así, sin sacar nada útil contra la plaga, esto se acaba. Y es mucho lo que está en juego, pues la truficultura se ha convertido en la alternativa de cultivo más atractiva para la gente joven y sin ella aumentaría el despoblamiento de estas comarcas del interior”.

El experto en truficultura, Santiago Reyna, subraya que “el escarabajo no es una plaga nueva, pero en la última década está multiplicando sus poblaciones y sus daños a niveles históricos conforme las plantaciones se intensifican y garantizan una producción estable. Cuando la trufa era silvestre había años sin producción en los cuales los escarabajos se morían por falta de alimento, y en años posteriores no les daba tiempo a reproducirse a nivel de plaga. Ahora, al ser continua la producción, los escarabajos no tienen ningún año en que no tengan comida”.

Teniendo en cuenta esta nueva realidad del cultivo, AVA-ASAJA apuesta por la investigación de alternativas que permitan reducir los ataques del escarabajo de la trufa en las explotaciones, tales como el control biológico, el trampeo masivo y prácticas culturales.

El investigador de la Universitat Politècnica de València (UPV), Vicente Navarro, detalla que “nuestro equipo empezó en 2016 las investigaciones con compuestos volátiles atrayentes de escarabajo y prácticas culturales, a través de un convenio con el Gobierno de Aragón, pero este proyecto no tuvo continuidad con la Generalitat Valenciana debido a la baja incidencia de este coleóptero en la Comunidad hace una década. Actualmente, el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) estudia la mejora de la eficacia de atrayentes con aroma de trufa, mientras que la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) analiza la incidencia de nemátodos”.

Para Navarro, “otra alternativa que podría ser interesante analizar es la identificación de un parasitoide eficaz para su cría y suelta masiva. En cuanto a medidas culturales, es aconsejable una recolección continuada (dos o tres veces a la semana) a partir de noviembre, para retirar las trufas antes de que maduren y sirvan de refugio para los escarabajos, así como retirar la tierra que rodea a las trufas afectadas para eliminar los huevos, larvas o adultos que las acompañan. No obstante, como el escarabajo de la trufa únicamente tiene una generación al año, el proceso de investigación resulta largo y difícil”.

Por otra parte, AVA-ASAJA insiste en solicitar a la Generalitat Valenciana que realice las gestiones oportunas para que las plantaciones truferas en terrenos agrícolas de la Comunitat Valenciana sean consideradas como cultivos agrícolas, en las mismas condiciones que el almendro o el olivar, en lugar de mantener su clasificación como forestales, lo que acarrea trabas y una pérdida de competitividad respecto a otras comunidades. La Conselleria de Agricultura se comprometió a estudiar vías legales junto a la Conselleria de Medio Ambiente en aras de atender esta demanda.

La vida es corta, pero dulce! La vida és curta, però dolça!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *